Article Categories

angry male student

Bookmark and Share

Consejos para padres: El reprobar el año |PDF

Ingles/English: Tips for Parents: Flunking

Si la profesora le dice que su hijo necesita repetir el año, asegúrese de averiguar todo al respecto.

El repetir no ayuda a los estudiantes a aprender.

Cuando estudiantes con la misma habilidad son comparados, aquellos que repitieron el año muestran un menor rendimiento académico que aquellos que pasan el año. De esta manera, el hacer que un niño repita tiene el efecto contrario de lo que se busca.

El repetir hace que los estudiantes se sientan mal.

Los estudiantes que repiten se sienten avergonzados porque se consideran un fracaso ellos mismos. Sufren las burlas de sus compañeros y generalmente les cuesta adaptarse socialmente. Estas actitudes no ayudan a los estudiantes a aprender mejor.

Los estudiantes que repiten el año son más propensos a abandonar la escuela.

Él que repita el año aumenta la posibilidad de abandonar la escuela en un 30 por ciento, en comparación a estudiantes similares que pasan el año. El repetir dos veces, prácticamente asegura que un estudiante abandone la escuela.

Mientras más grande sea el estudiante, peores las consecuencias de repetir el año.

Por lo general, los profesores y administradores dicen que han visto a estudiantes mejorar después de haber repetido de año. Desafortunadamente, dicha mejora solo ocurre en los primeros grados por lo general. Después del tercer grado, el reprobar el año no es de gran ayuda. Además, cualquier mejora que un niño tenga después de haber repetido el año tiende a desaparecer conforme el niño vaya avanzando en la escuela.

Si necesita hablar con los directivos de la escuela, les puede decir lo siguiente:

“No creo que el hacer que repita el año ayude a mi hijo a mejorar en la escuela.”

Puede citar cualquiera de las razones por las cuales el repetir el año no funciona para tratar de convencer a la profesora o director.

“La Asociación Nacional de Directores de Escuelas Primarias está en contra de hacer repetir a los estudiantes.”

Después de considerar ciertas investigaciones, el grupo llegó a la conclusión que el hacer que un niño repita el año lo priva de relaciones sociales apropiadas, pone a los estudiantes en riesgo de dejar la escuela, y daña su autoestima y confianza en sí mismo.

“El hacer que repita no asegurará que mi hijo reciba la atención que necesita.”

Las escuelas por lo general no complementan su política de hacer que un niño repita con programas instructivos. Sin la adecuada atención, pueda que su hijo repita los mismos errores. 

“Mi hijo no debería ser evaluado únicamente por una prueba estandarizada.”

Pueda que los profesores y directores citen las puntuaciones de ciertas  pruebas estandarizadas como la razón por la cual un niño debería repetir el año. Pero debido a que los estudiantes tienen diferentes patrones de aprendizaje, estas pruebas no son siempre un indicador fiable del potencial de un estudiante.

“No creo que una clase transitoria ayudará a mi hijo a prepararse para el quinto grado.”

Pueda que la profesora le sugiera que su hijo vaya a una clase transitoria entre el kinder y el primer grado. Pero las investigaciones sugieren que los niños que atienden dichas clases no salen mejor preparados que antes que tomaran dicha clase.

Sea un participante activo en la escuela

Haga que su opinión cuente.

Muchas escuelas cuentan con comités que revisan los casos de aquellos niños que corren el riesgo de repetir el año. Si su escuela cuenta con tal comité, pida ser incluido en las reuniones en las que se discuta la situación de su hijo para que así pueda tener alguna influencia en el futuro académico de su hijo. Si su escuela no tiene un comité, recomiende crear uno a los administradores, profesores y padres de familia, argumentando que dicho comité proporcionará una mejor experiencia educativa a los estudiantes.

Sugiera alternativas.

Hay otras maneras de ayudar a los niños con bajo rendimiento académico, aparte de hacerlos repetir de año. Si técnicas como la enseñanza magistral, la educación de adaptación, la enseñanza cooperativa y la tutoría entre colegas están actualmente disponibles en la escuela, pida que su hijo tenga acceso a estos métodos. Si no están disponibles, abogue por implementar dichos programas.

Asegúrese de que la escuela sepa que su hijo necesita ayuda.

Los programas de monitoreo pueden ayudar a los profesores a identificar estudiantes que necesitan ayuda antes que sean forzados a repetir el año. La intervención temprana puede prevenir el que su hijo repita. Los programas que pueden estar disponibles en su escuela incluyen: Head Start, Chapter 1, el tener profesor particular, clases de verano y clases de recuperación.

 

 

Sponsored by

Copyright 2011 by The Learning Community Login
Website Design and Development by E-Nor