Article Categories

portrait of tween girl smiling

Bookmark and Share

Consejos para padres: La importancia del esfuerzo |PDF

Ingles/English: Tips for Parents: The Importance of Effort

El éxito depende de dos factores relacionados: la actitud y el esfuerzo. Para bien o para mal, las actitudes que tengan los niños respecto a su capacidad para triunfar determinará la cantidad de esfuerzo que le pongan a una determinada tarea. Si los niños le atribuyen un bajo rendimiento a los factores equivocados, pudieran lidiar una batalla con el fracaso de por vida.

Los niños necesitan sentirse en control.

Muchos niños tienen preparada una excusa cada vez que no les sale una tarea bien o les va mal en la escuela. Lo que digan es un indicador muy importante respecto a cómo perciben el éxito y el fracaso.

“No fui yo.”

A menudo, la excusa de un niño demuestra que se siente fuera de control. Por ejemplo, cuando un niño dice que el examen estuvo muy difícil, es otra manera de decir que tuvo menos control sobre los resultados.

Cuando los niños se sienten fuera de control, no lo intentan.

No es que los niños no quieran tomar más responsabilidad; algunos niños están convencidos que a algunas personas les va bien debido a factores externos: por ejemplo, porque tienen suerte o porque les caen bien a la profesora. Desafortunadamente, cuando los niños creen que el éxito o el fracaso no tienen que ver con lo que hagan, no ven por qué tengan que cambiar su comportamiento, y sus niveles de esfuerzo permanecen iguales. Y lo mismo pasa con su patrón de fracaso.

El sentirse fuera de control puede debilitar la autoestima.

Para tener una buena autoestima, un niño necesita sentirse orgulloso cuando hace algo bien. Pero los niños no se pueden sentir orgulloso a menos que se atribuyan el mérito. Desafortunadamente, cuando los niños piensan que el éxito es gracias a factores externos, probablemente no se sientan orgullosos incluso si algo les sale bien.  Por el contrario, pensarán que la tarea fue fácil, o que tuvieron suerte, o tuvieron un buen día. Esto puede tener un efecto negativo en su autoestima. Además, no lo animará a esforzarse más en el futuro.

Los niños necesitan creer que pueden cambiar

“No lo puedo hacer.”

Muchos niños piensan que simplemente no son lo suficientemente inteligentes para que les vaya bien en la escuela. Si bien esta es una manera de asumir responsabilidad cuando le va mal, esta actitud no ayudará a su hijo a mejorar en el futuro. La inteligencia, o aptitud, es algo que por lo general no creemos que podemos cambiar. Y los niños que creen que no pueden cambiar su nivel de inteligencia, también creen que no pueden mejorar su rendimiento en la escuela.

Ser ‘más inteligente’ no es la solución.

Algunas veces los padres le dan demasiada importancia a la aptitud de su hijo, alabando su inteligencia o su falta de talento. Esta es una tendencia natural, pero puede ser contraproducente. De hecho, mientras que la aptitud juega un papel importante en determinar qué tan bien le va a su hijo en la escuela, esta no es esencial. A los niños talentosos que no se esfuerzan no les va bien, y los niños con una inteligencia promedio que se esfuerzan por lo general sobresalen.

Cambia las cosas que puedes cambiar.

Es problable que no nos volvamos más inteligentes, pero nuestros niveles de esfuerzo son algo que definitivamente podemos cambiar. Y todos mejoran cuando ponen más empeño. El truco está en convencer a sus hijos que el cambio es posible. Cuando crean que el cambio es posible, se sentirán motivados para poner más esfuerzo. Cuando se esfuerzan más, les va mejor. Cuando les va mejor, se crean expectativas para logros futuros. Y cuando un niño espera ser exitoso, es muy probable que lo termine siendo.

Puede ayudar a que su hijo tome el control y haga cambios

Nosotros mandamos mensajes subliminales acerca del éxito y el fracaso todos los días. Asegúrese de mandarle a su hijo el mensaje indicado. Aquí hay algunos consejos:

  • Elogia su esfuerzo más que su logro. Eso es lo más importante que puede hacer. Haga que la atención de su hijo se enfoque en lo más indicado.
  • Elogia sus mejoras.  Esto pone énfasis en el hecho que las cosas están cambiando y motiva a que su hijo tenga expectativas mayores para el futuro.
  • No lo alabe mucho. Los elogios son importantes, pero el alabarlo mucho pudiera hacer que su hijo comience a dudar sobre si se lo merecía o no. Recuerde, es importante  para el niño sentir que se ganó ese logro.
  • Dar muchos premios no funciona. Esto sigue la misma lógica del por qué no es bueno dar muchos elogios. Su hijo necesita sentir que se merece ese premio.
  • No ayude mucho. Si le da mucha ayuda a sus hijos, no podrán tomar crédito si algo les salió bien. Además, comenzarán a pensar que usted no cree que les pueda ir bien por su cuenta, y ellos mismos lo empezarán a dudar.
  • No sea muy condescendiente cuando su hijo falle. Pueda que esto se le haga difícil, pero mucha compasión puede transmitir el mensaje que usted no cree que a su hijo le pudo haber ido mejor.
  • No lo compare con otros niños. Es difícil para un niño enfocarse en sus esfuerzos cuando otros le dan demasiada importancia a los resultados. Enfóquese en lo mucho que su hijo se esfuerza. Su hijo se sentirá automáticamente orgulloso del resultado.
  • Hable con la profesora. Si su hijo tiene problemas con alguna asignación, hable al respecto con la profesora. Las tareas son muy difíciles? Son muy fáciles?

Para más información:

MY CHILD'S ACADEMIC SUCCESS:  Motivation -- Helping Your Child through Early Adolescence”

Brophy, Jere. “Motivating Students to Learn.”  Laurence Earlbaum Associates, Inc., 2004.

Ayude a nuestra comunidad a crecer--compartir Consejos para padres: La importancia del esfuerzocon un amigo.

 

 

 

Sponsored by

Copyright 2011 by The Learning Community Login
Website Design and Development by E-Nor